Diferencia entre piel seca y piel deshidratada.

Seguro que has oido hablar de que es diferente una piel seca a una deshidratada pero te resulta difícil distinguirlas y por tanto saber cómo cuidarlas.

Hace años veíamos a nuestras madres y abuelas aplicarse cremas grasas en la piel porque decían que tenían la piel seca pero, …¿realmente era piel seca? probablemente no, puesto que en nuestro país no hay tanta incidencia de este tipo de piel como ocurre en los países nórdicos, por ejemplo.

Piel deshidratada

La piel deshidratada puede ser grasa, seca o mixta pero estar deshidratada porque como su propio nombre indica adolece de falta de agua o sea, de hidratación. Podemos rebosar de grasa por nuestros poros pero tener falta de hidratación.

Normalmente no nacemos con la piel deshidratada pero sí con la piel con tendencia a seca o grasa. La deshidratación es una condición sobrevenida, generalmente por el estilo de vida o factores externos. Los principales son:

– Sol: El sol produce calor y el calor evapora el agua por tanto evapora el agua que hay en nuestra piel.

– Aire acondicionado / Calefacción central: En las épocas de más frío exterior solemos estar muy cómodos en ambientes caldeados pero aumentan la evaporación del agua en la piel. Además el aire acondicionado por el flujo de aire que viaja por la estancia acelera ese proceso más que la calefacción.

– Edad: La edad es un condicionante más de la deshidratación porque la piel pierde su capacidad de autorregulación. Es importante mantener bien los niveles de agua en el cuerpo cuando cumplimos años y una correcta hidratación de la piel para mantener la juventud.

Piel seca

La piel seca es una condición permanente, se nace con una predisposición genética a tener un tipo de piel y este es uno de ellos.

Normalmente este tipo de piel impera en individuos europeos con fototipos claros. Las razas con fototipos más altos (morenos) suelen tener la piel más grasa.

La piel seca puede estar hidratada pero ser seca por la falta de grasa o lípidos que la protegen del medio exterior.

Un error muy común es cuando una persona con piel seca se aplica una crema hidratante para combatir la sequedad. No le vendrá mal para hidratarse pero seguirá notándola seca porque le faltan lípidos.

Cuidados específicos para estas pieles

Lo primero y fundamental es la limpieza en «todas» las pieles sean como sean.

Cuidados para piel deshidratada

Necesita una textura más gruesa con más lípidos en su formulación sin que llegue a ser excesivamente pesada. Hoy en día las marcas reputadas tienen cremas de gran confort para las pieles secas sin que vayan brillando como estrellitas. Le vienen muy bien los serum en emulsión y las cremas ricas.

Cuidados para piel seca

Necesita un aporte de agentes hidratantes que aporten agua a los tejidos y que regulen su rápida pérdida por evaporación. Las fórmulas ahora son tan perfectas que son capaces de calcular las horas de hidratación que te puede aportar la crema.

La textura ya dependerá de si la piel deshidratada es grasa, seca o mixta.

Emma González es Directora Técnica de la Clínica de Medicina y Estética Instituto Genève.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *